54a096_37ef63_95e4fa_oficial

10 mayo, 2016

Dirección de Educación a comunidad educativa de Liceo Darío Salas


Informamos que el día de ayer 09 de mayo de 2016 los estudiantes realizaron una votación para decidir sobre una nueva agenda de movilizaciones y sus métodos.

Con la participación de 448 estudiantes, se llevaron adelante las votaciones, de los cuales 349 estudiantes votaron por movilizarse y 99 votaron no movilizarse. Entre las opciones para la movilización se encontraba la “toma” (183 votos), “paro” (73 votos) y “marcha” (93 votos). Lo que arroja un claro resultado que determina que los estudiantes han decidido volver a la toma del establecimiento.

Frente a esta situación, la Dirección de Educación manifiesta su preocupación frente a la decisión del estudiantado, debido a que durante estas últimas semanas se han generado espacios de diálogo y entendimiento con el propósito de lograr un punto de acuerdo donde se respete la movilización y sus demandas, sugiriendo la búsqueda de un nuevo método de movilizaciones que no implique medios que generen daños al liceo o consecuencias legales que se pudieran lamentar y que ponen en riesgo a los estudiantes y a la propia comunidad educativa.

Queremos recordar a la comunidad que durante las tomas del año 2015, se registraron daños al mobiliario e infraestructura del liceo avaluados en un monto cercano a los $67.000.000. Durante su realización, los estudiantes abandonaron el establecimiento lo que facilitó el ingreso de personas externas a la comunidad escolar que derivó en daños y robos.

Cabe mencionar que durante la semana pasada se realizaron dos reuniones con integrantes del Centro de Estudiantes, donde tanto representantes de la Dirección de Educación como el equipo directivo del establecimiento, manifestaron su preocupación por repetir este tipo de movilizaciones durante el presente año.

En consecuencia, se propuso la búsqueda de una movilización con modalidad de paro que permita tanto a los profesores como al equipo directivo permanecer al interior del establecimiento, y en el caso de los estudiantes que pudieran organizar diversas actividades para difundir y discutir sus demandas. Para estos efectos, existiría un compromiso de las autoridades de respetar su agenda de movilizaciones al interior del establecimiento, en un horario acordado por las partes.

Queremos ser enfáticos en transmitir que esta propuesta fue bien recibida por los estudiantes que participaron de dicha reunión, por lo que asumieron el compromiso de discutirla y votarla con sus compañeros en CO.DE.CU. En tanto, también expresaron su preocupación por las consecuencias de una posible toma, considerando instancias como desalojos o querellas por daños producidos (se adjunta registro de actas de reuniones).

Sin embargo, a pesar de la discusión de esta propuesta, los estudiantes han decidido votar a favor de la toma del establecimiento. Frente a esta situación tenemos el deber de informar a toda la comunidad y, en especial, a madres, padres y apoderados, que la Dirección de Educación de Santiago, tiene la obligación de ordenar el desalojo, debido a lo dictaminado por la Corte Suprema el año 2014 -tras un recurso de protección interpuesto por apoderados del Instituto Nacional- que obliga legalmente al sostenedor y su representante en un establecimiento educacional (Director/a) a resguardar que el proceso educativo se lleve a cabo con normalidad al interior de éste.

Junto con esto, se informa también la determinación de aplicar querellas contra quienes resulten responsables de daños y destrozos al mobiliario e infraestructura del establecimiento, ello por la obligación de velar por los bienes y herramientas que permiten potenciar la entrega del proceso educativo.

La Dirección de Educación continuará propiciando y valorando las diversas instancias de diálogo y comunicación al interior de las comunidades escolares, haciendo un llamado a utilizar otras formas de movilización que insten a la reflexión y no impacten de forma negativa al interior de las comunidades escolares.

Dirección de Educación de Santiago
Santiago, 10 de mayo 2016