Fotos: Mara Daruich

4 septiembre, 2014

Municipalidad de Santiago brindó reconocimiento a Asistentes de la Educación en su retiro voluntario


Los asistentes de la educación pertenecen a 27 establecimientos educacionales de la comuna de Santiago.

Durante la ceremonia que tuvo lugar esta mañana en el auditórium de la Caja de Compensación Los Andes, se hizo reconocimiento a los años de servicio de los Asistentes de la Educación, de distintos establecimientos municipales de la Comuna de Santiago, que se acogieron al plan de incentivo para el retiro voluntario entre abril y julio de este año.

Fueron 92 los y las Asistentes de la Educación que se acogieron al retiro voluntario y que en esta ocasión se les brindó un reconocimiento a su trayectoria. Los Asistentes de la Educación se desempeñaban en los siguientes niveles: podían presentar carácter profesional pero no se encontraban sujetos al Estatuto Docente (ley N°19.070) ejemplo: psicólogos, asistentes sociales; desempeñarse en paradocencia, complementando la labor educativa y administrativa (debían contar con licencia educación media); prestando servicios auxiliares, cuidando, manteniendo y limpiando los establecimientos educacionales (debían contar con licencia educación media).

La alcaldesa Carolina Tohá les dedicó unas palabras por su innegable aporte a la educación pública de la comuna: “esta ceremonia de hoy es para dar gracias, es para rendirles homenaje, homenaje que se hace al momento en que un grupo muy importante se están yendo en retiro, y es el momento de poner a la vista el trabajo tan relevante que se hace en los establecimientos educacionales y muchas veces no es visibilizado, no es reconocido y no es ni siquiera mencionado. Muchas veces les toca cumplir de profesores y a veces de apoderados, es un equipo humano en que hay muchas funciones: funciones de auxiliares, administrativas, las secretarias, los profesionales de apoyo a los docentes, los asistentes sociales, las enfermeras, equipos multidisciplinario que apoyan el trabajo educacional. Esta labor es fundamental para el funcionamiento de un establecimiento educacional, tanto para estudiantes como para docentes. Muchas veces el protagonista de nuestros problemas durante nuestros años escolares, quien nos acogió, quien nos dio apoyo es un asistente de la educación. Quiero darles las gracias por su trabajo, darles las gracias por permanecer y cumplir esta función en medio de esta adversidad que sé que les ha tocado enfrentar. Gracias por complementar con tanta energía este equipo que es indispensable en un establecimiento educacional. Probablemente sin la voz de las comunidades escolares de Santiago, Chile no estaría discutiendo los cambios que se vienen en el país y en eso ustedes tienen un gran mérito en la manera en que sostuvieron los colegios y como fueron parte de poner este tema en la agenda y que el país no lo hiciera a un lado”.